Historia de la muy noble, muy leal y muy ilustre ciudad de Xerez de la Frontera

Portada
Editorial Renacimiento, 2002 - 221 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 29 - Las gentes abandonaban los pueblos y huían á los campos, las aves salian de sus nidos, y las fieras espantadas dejaban sus grutas y madrigueras con general turbación y trastorno ; nunca los hombres vieron ni oyeron cosa semejante; se arruinaron muchos pueblos de la costa meridional y occidental de España. Todas estas cosas influyeron tanto en los...
Página 25 - Enrique de oro cubierto. Echó al cabello la mano, Sin tener culpa el cabello, (Y mezclando perlas y oro De oro y perlas cubrió el cuello: Quiso decir Pedro, á voces, Villanos, vive en mi pecho; Mas poco le aprovechó, Y mientras lo está diciendo, Los de Enrique &c.
Página 26 - Y porque no blasones, que has vencido, (Cuando solo nos vence la fortuna) Porque brazo de Dios derecho has sido, Sabe , que no hallarás arma ninguna, Que el paso te defienda ; que advertido El traidor, que...
Página 43 - Campo á dos dias del mes de Junio , año del Nacimiento de nuestro Salvador Jesucristo de mil cuatrocientos noventa é siete años.
Página 24 - Blanca, sirven de infame proceso. Algunos pocos leales dan voces, pidiendo al cielo justicia, pidiendo al rey, y mientras que dicen esto, «Los de Enrique», etcétera.
Página 24 - Llora la hermosa Padilla El desdichado suceso Como esclava del rey vivo, Y como viuda del muerto. ¡ Ay Pedro! que muerte infame Te han dado malos consejos, Confianzas engañosas, Y atrevidos pensamientos!
Página 43 - ... publico que para esto fuere llamado que de ende al que vos la mostrare testimonio signado con su signo porque nos sepamos en como se cunple nuestro mandado. Dada en la villa de Santa Fe, a XIII dias del mes de mayo, año del nascimiento de Nuestro Señor Ihesuchristo de mill e quatrocientos e noventa e dos años. Yo, el rey. Yo, la reyna.
Página 25 - Y vióla invidioso el cielo, De ver en tan poca nieve Un elemento de fuego. Desmayóse ya vencida Del poderoso tormento, Cubriendo los bellos ojos Muerte, amor, silencio y sueño. Entre tanto el campo todo Aqui y alli van corriendo Vencedores y vencidos, Soldados y caballeros: Y los de Enrique Cantan , repican y gritan Viva Enrique ; y los de Pedro Clamorean , doblan , lloran Su Rey muerto.

Información bibliográfica