Ciencia sin seso, locura doble: estás seguro de que te quieres dedicar a la investigación científica en un país subdesarrollado?

Portada
Siglo XXI, 1994 - 287 páginas
El desarrollo de la ciencia y de la técnica subraya cotidianamente la importancia de la investigación científica. Con talento e imaginación el autor va desgranando los problemas intelectuales que ella provoca: conflicto entre razón y experiencia, entre ciencia y religión, entre formación y capacidad innata, entre investigación y enseñanza, entre ideología y tecnocracia; y propone una “ciencia con seso”, una ciencia con conciencia.
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Sección 1
5
Sección 2
6
Sección 3
21
Sección 4
44
Sección 5
50
Sección 6
52
Sección 7
56
Sección 8
58
Sección 15
116
Sección 16
142
Sección 17
158
Sección 18
184
Sección 19
196
Sección 20
218
Sección 21
228
Sección 22
247

Sección 9
72
Sección 10
92
Sección 11
93
Sección 12
102
Sección 13
106
Sección 14
115

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 23 - De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio".
Página 23 - De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él. se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal'.
Página 21 - Y preguntó el dicho Inca a Fray Vicente quién se lo había dicho. Responde Fray Vicente que le había dicho el evangelio, el libro. Y dijo Atahualpa: dámelo a mí, el libro, para que me lo diga. Y así se lo dio y lo tomó en las manos; comenzó a hojear las hojas del dicho libro. Y dice el dicho Inca que, como no me lo dice, ni me habla a mí el dicho libro, hablando con grande majestad, sentado en su trono, y lo echó el dicho libro de las manos, el dicho Inca Atahualpa.
Página 21 - Responde Atahualpa Inca y dice que no tiene que adorar a nadie sino al Sol que nunca muere ni sus guacas y dioses que también tienen en su ley: aquello guardaba. Y preguntó el dicho Inca a Fray Vicente quién se lo había dicho. Responde Fray Vicente que le había dicho el evangelio, el libro. Y dijo Atahualpa: dámelo a mí, el libro, para que me lo diga. Y así se lo dio y lo tomó en las manos; comenzó a hojear las hojas del dicho libro. Y dice el dicho Inca que, como no me lo dice, ni me habla...

Información bibliográfica