Imágenes de páginas
PDF
EPUB

r. Igualmente ha recibido la Regencia el siguiente parte del general Copons. , ";

o Excmo. Señor.: El dia 19 del corriente recibí un pliego del excelentísimo señor duque de S. Cárlos, por el que tuve la satisfaccion de saber que nuestro amado Monarca el señor don Fernando VII deberia llegar el 2o á Perpiñan para continuar su viage á esta plaza, pasando por Figueras. Con esta agradable noticia me trasladé el dia 21 al pueblo de Báscara para tomar con anticipacion las providencias convenientes, y situar las tropas que mandé adelantar, á fin de recibir á S. M., y hacerle los honores debidos á su real Persona. En efecto, hoy ha sido el dia feliz que tenia preparado

el cielo para que S. M..- el señor

don Fernando VII, y S. A. el señor infante don Antonio entrasen en territorio que ocupan las tropas de este primer exército. Habiendo salido S. M. de Figueras esta mañana, se presentó al medio dia en la orilla izquierda del rio Fluviá, frente de Báscara, hasta cuyo punto vino custodiando á S. M. el mariscal Suchet con tropas de su exército. Despues de haber hecho alto las tropas francesas, y haber pasado S.M. el rio con sola su comitiva compuesta de españoles, me adelanté con toda la plana mayor del exército de mi mando á felicitar á S. M. y á S. A. por su feliz y deseado arribo. Las tropas españolas que estaban formadas á la derecha del Fluviá hicieron los honores correspondientes á S. M., que siguió el

-

camino hasta esta plaza, acompañado por mí, por dicha plana mayor, y por el cuerpo de caballería de mi exército, que al efecto destiné. El señor infante don Cárlos llegará mañana. He tenido la honra de poner en manos de S. M. el pliego cerrado y sellado que se sirvió dirigirme V.E. de órden de S. A. Todo lo que participo áV, E. para que se sirva ponerlo en conocimiento de S, A. la Regencia del reyno, Dios guarde áV. E. muchos años. Quartel general de Ge. rona 24 de marzo de 1814, = Excelentísimo Señor.= Francisco Copons y Navia.= Excmo. Sr. Secre, tario de Estado y del Despacho de Guerra.” . -, Antes que se publicase esta gaceta corrió la voz de tan plausible noticia, como un relámpago,

por Madrid. ¿Y quien podrá explicar el trastorno y gozo que causó en los mas de sus habitantes? Solo quien lo vió podrá dar alguna leve idea, porque completa me parece imposible. De repente, y en tropel, como si fueran enxambres, principiaron á salir las gentes de sus casas. Y las calles y plazas del centro se vieron en un instante tan concurridas, que no se podia andar por ellas sin el mayor trabajo. Pero lo mas singular era el entusiasmo y regocijo que en todas se notaba. Los vivas

nuestra religion, España y al señor don Fernando eran tan contínuos, expresivos y cordiales, que naturalmente excitaban la mayor admiracion y alegría. El partido liberal, que hasta entonces habia tenido de algun modo el ascendiente, por tener de su parte al gobierno y fuerza armada, vióse en este instante como abatido y despreciado. A los -guardias de Corps que al paso cogian las gentes, los vitoreaban á lo sumo, y á ótros los llevaban en andas y procesion, diciendo como en tono de invectiva á los liberales: ¡Mirad! si con un criado y un guardia hacemos esto, ¿que será con su amo el rey don Fernando? Otros, no contentos con esto, buscaron un mag. nífico, ó al menos ricamente ad ornado, retrato del mismo señor don Fernando, y lo llevaron tambien con el mayor triunfo y procesion. Y entre los vivas y aclamaciones mas enérgicas y cordiales entraron en la iglesia de Santo Tomas donde ahora está la vírgen de Atocha, á dar gracias á Dios y á su bendi

« AnteriorContinuar »