Apología de la aparicion de nuestra Señora de Guadalupe de Méjico: en respuesta a la disertacion que la impugna

Front Cover
En la oficina de Don Alejandro Valdes, 1820 - 201 pages
0 Reviews
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Contents

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 12 - la visite: visitalla y tomar las cuentas siempre se ha hecho «por los prelados. Y el principio que tuvo la fundación de »la iglesia que agora está hecha, lo que comunmente se en»tiende es, que el año de 1555, ó 56 estaba alli una ermi»tilla en la cual estaba la
Page 44 - Y la santa casa de nuestra Señora de Guadalupe, que está en lo de Tepeaquilla, donde solía estar asentado el real de Gonzalo de Sandoval cuando ganamos á Méjico: y miren los
Page 15 - á. nuestra Señora la Madre de Dios llaman Tonantzin. De «donde haya nacido esta fundación de esta Tonantzin, no se »sabe de cierto. Pero esto sabemos de cierto, que el voca«blo significa de su primera imposición
Page 20 - donde referida la visión del Apocalipsi de una muger vestida del sol, y la luna debajo de sus pies, y en su cabeza una corona de doce estrellas,
Page 95 - porque en todas partes hay muchas iglesias de nuestra Señora y no van á ellas, y -vienen de lejas tierras á esta Tonantzin, como antiguamente.
Page 93 - debía remediar, porque el propio nombre de la Madre de Dios, Señora nuestra, no es Tonantzin, sino Diosinantzin. Parece esta invención satánica para paliar la idolatría
Page 15 - sabe de cierto. Pero esto sabemos de cierto, que el voca«blo significa de su primera imposición á aquella Tonantzin «antigua. Y es cosa que se debía remediar, porque el
Page 15 - tam«bien es sospechosa, porque en todas partes hay muchas igle«sias de nuestra Señora, y no van á ellas; y vienen de lejas
Page 55 - una legua de esta ciudad á la parte del norte, que es una imagen de gran devoción y concurso casi desde que se ganó la tierra, que ha hecho y hace muchos milagros.
Page 95 - la nuestra por la conversación española, con que los indios iban perdiendo su modo natural y curioso de hablar, y tomando nuestra barbaridad con que la hablamos, por no

Bibliographic information