Imágenes de páginas
PDF

que la doy a la' prensa" togado de un Amigo > ni porque un Procer de primara escacura , á quien debo particulares distinciones, se ha empeñado en ello , ni porque un sabio de un gusto sumamente delicado me ha persuadido , que seria lastima que dexase de dará luz una Qara tai utrl ; ni porque mi buen genio , y dulce íiextbdid id no ha sabido, negarse á los megos importunos de los muchos que ar¿ suplicaban hiciera el sacrificio de publicaría ? ni por otras md escusas de esta naturaleza , que son can comunes en los prólogos de los libros. No , Seriares; ninguna de estas razones ha sido el resorte qu-* 'me' ha impelido á imprimir esta traducción, sino un auitence , y sincero deseo d& que todos los jóvenes abunden de conocimientos , y puedan decidir con .acierto los asuntos políticos ;.pues escamo» en una época , en que hay una fermentación tan,grande en España por lo que mira a hablar de estas materias, que no hay .concurrencia , y aun estrado de Damas , "en que no sean los asía ¡nos de Eitado el obgeto favorito de las conversaciones, y que por consecuencia seria ruboroso incidir en crasos absurdos por no llevar delante una antorcha como la de £ste f,ibro , q«e los jiurinne.

Tampoco me detengo en hacer un eltgio de lo trabajoso , difícil , y laud-ible , que es hacer una traducción , ni en formar un largo catalogo de'los grandes hombres , que se han empleado en este ejercicio. Pues esto viene bien para aquellos que han sabido en sus versiones trasmutar la escoria en oro , y no pl oro en escoria : Esto es , que han temejo h singular habilidad de vaciar en su idioma con todos los coloridos , / gracias de la elocuencia los conceptos de un Estrangero , que bajo de un lenguage tosco , y lánguido .ha propuesto los pensamientos mas originales ¡¡ y no para aquella; tropa ■eje malos traductores s que de lo que está pintado con una grande Vivera , y gallardos rasgos en el original , hacemos un mamarracho en la copia. Yo estoy muy distante de blasonar de fcme no haya comedido en mi versión mil galicismos , porque no haya usado las palabras , remarcable , r*n¿o , * departamenti , village , detalle 5 f otras varias de esta jaez ,* de las quales huyen con un gr^n cuidado algunos traductoras persuadidos á que no habiendo empleado tales voces han hacho una traducción perfecta. Vuelvo I decir, que estoy muy distante de esta vanidad > particularmente desde que kt en el Prologo del tomo doce del Año Christiano , que el celebre Traductor Isla no pudo evitar el escolio , en que rara traducción no roze poco, ó mucho. £>to es de las transiciones de ciertas frases, y 4e los arranques de algunas clausulas. Ahora bien, s,i todi la qVstre&i de isla no l|a estado asentada que le muerda la ceñuda crítica de los ur'nta\ de la lengua , que denuncian en su. Aduana , como voces de contrabando , todas lasque no usaron sus Bisabuelos ¿ Cómo lo estaré yo , que nq puedo hombrear

fcrfiflf coft mil palmos con este sublime Traductor? Ya- veo estremecerse á estos críticos quando lean tantas frases , y voces , quq encontrarán en esta traducción , que aunque á mi me han parecido castellanas ,. no ajustarán á la dehcade2a de sus melindrosos oídos» Cómo arquearán estos Puristas las cejas » arrugarán Ja frente , gritarán y patearán , se despedazarán las manos, dando, pajmadas sobre si* mesa; ,, y se quejarán de ésta peste de malos Traductores , que destruimos la Lengua 1 Qué exclamaciones harán al \ér , que este contagio-'■de la introducion de voces , y frases francesas , sigue, diferentes leyes que las enfermedades, pues éstas con el tiempo se ener*» ¥an-y pero el de la Lengua va tomando cada vez mas faeua l Yo no puedo menos de convenir con sus justas quejas , haciéndome carge y que no siendo- las voces , sino un - sacudimiento del ayre , es una singular prerrogativa , y honor para una Nación el saberlo herir de mas modos ; Y asi no les responderé otra cosa , sino que |® no- he tomado este trabajo con el ob'geto- , de que mi versión sea el modele- de Jas traducciones y la noima de Muestro idioma.

En quinto á las notas-V ^ he puesto á la Obra , diré , que las- unas me han parecido necesarias , y las otras de puro adorno: De aquella clase son las que miran a los asuntos de Comercio , Navegación , Scc. que desde que escribió Bielfeld , han tomado otro aspeólo , y de éstas el resumen histórico , que he hecho de cada Rey na»

En el Capítulo* de España , es donde he prodigado mas notas históricas , y políticas' , siguiendo en esto el exemplo de los franceses , quieaes en las cosas de su País se detienen mucho nías, que; era las de los Forasteros , cuya conducta me parece muy justa; .pues cada uno» debe procurar instruirse mas -á fondo en jas cosas de su Casa , que en las de la agena.

En muchas partes de la Obra , Ho me conformo coi* eí parecer del- Autor y pero est» no- es decir , que y«> sea , el que tenga razón en mis aserciones.. El Lector pesará en- ía balanza ,de 3u entendimiento Jas razones de ambos > y adoptará aquel modo de pensar ,, que le paraca mas sea?ato. In tales puntos se me debe reputar ,, censo á un Abogado , 4 que defiende una Causa opuesta al modo de pensar dé Bielfeld'» y como á t al me es licito hacer valer todas las^ razones , que contemple conducentes al * derecho de la parte , que defiendo s pero el Abogado , no es el Juez ,. á quien solo toca decidir la questíom , que se controvierte

Habiendo contemplado- » que si me empeñaba en poner todas las nocas de remisión , hubiera llenado de tinta muchas paginas con poquísima utilidad , pues serán, muy raros los Lectores , que »o se acuerden de lo que dice la nota á quien yo les remitiese" se 3 he d.'xacío de ponerlas. En esta inteligencia quando hablo dé los Jcsakas , digo de una vez para siempre , que estos fueron extinguidos. De ios Españoles , que no son desidiosos , é indolen£es i como supone el Autor- De sus manufa&uras , que están* en cierto puato de elevación &c. &c.

Finalmente nada tengo , que advertir á aquellos.sugetos , cuyo talento sublime consiste en mutilar toda producción , para extraher de ella aquellos trozos ridiculos 3 o reprehensibles j y que se detienen en hacer una disección ele las palabras , y contar quantos ques , quaudos, porqués , y mases hay en una Obra para coronar el analysis de ella con un granizado de injurias , y de «atiras corpas- Pero a los juiciosos Leótores , que me quieran hacer el distinguido honor de criticar la traducción , 6 alguna de las notas , les prevengo , que yo no tendré , que dar otra respuesta á sus justos reparos , sino corregirme , y conservar , para los que me han hecho el Singular favor de ponerme en ei verdadero camino el reconocimiento , que se debe á un Bienhechor , y á una guia , pues solo al orgullo-, y á la ingratitud corresponde insultar a un hombre , que quiere darnos la mano para salir del atolladero , en que hemos caldo.

[table][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]
[graphic][ocr errors][graphic][ocr errors][merged small]

iL Reyno de Portugal fue conocido en- origen del tre los antiguos baxo del nombre de Lusi~ nombre de tamá\£Í qual se, mudó en el de Portu- ^mgaU gal (a), quando el Rey Fernando el Gran

A de,

(a) Esta Nación gloriosísima , que tanto mortificó el orgullo Romano, que destruyó «na multitud de Ejércitosbaxo las ordenes de Viriato, que con las repetidas viótorias y batallas que en brevísimo tiempo logró contra estos Señores del Universo, hizo desmayar de tal modo á aquellos corazones guerreros que no conocian el miedo, que desesperados ya de vencerlos, encomendaron á la traycion y á te perfidia lo que no podían esperar

Nata del Traductor .

de, Rey de Castilla, y de León, cedió dicho Reyno, juntamente con la Galicia, á su hijo Don Garcia. La etimología que dan á

rarde sus armas.* Esta Nación, vuelvo á decir, que fue á quien debe la Europa el descubrimiento de las indias, en cuyos vastos Payses manifestó un valor agigantado, una admirable presencia de espíritu en los mayores trabajos , una resolución increíble en las mis arriesgadas empresas , y tal intrepidez en los combates que no había quien se les pusiera por 'áefonte }' fW; una "parte de la "España. El Rey Don Alonso'VI. de Castilla y León se la cedió por dote á su hija bastarda Doña Teresa , con titulo de Condado, y obligación de reconocer á los Reyes de Castilla. Ésta casó con Enrique de Lorená , Duque de Borgoña , y poseyó á Portugal como Conde desde ei año de j&fc Jía|s$ $lJc|e-{ i i$t-$ quetíiiifío^Süc^edióle su hijo Don Alonso Enriquez :llamóse Infante, ó Principe de Portugal; y, no contento con estos títulos » ensoberbecidos los Portugueses con la batalla que ganó á los Moros en Orique, le apellidaron Rey el año de 1133», lo que después confirmó, Inocencio XI. año de 114a, conservándose siempre el reconocimiento á los Reyes de Castilla , hasta el año de 1x69 , que el Rey Don Alonso el Sábio ele Castilialevañtó él jecónocimigKto-aí Ref ^n-. Alonso III. de Portugal, y lo dejó desdes entonces independiente. Ünióse á la Corona de Castilla el año de 1580, en tiempo de Felipe IT: ;i pues habiendo muerto en la batalla de Alcázar de Africa el Rey Don Sebastian, desgraciadamente, á 4 de Agosto de 1*78, sin dexár Succesion , entró en la Corona el Cardenal Don Enrique, hijo quinto del Rey Don"Maüü'él• tríurtó'éste el año* de 3580; y aunque hubo .varios pretendientes., y Don Antonio , Prior deOcrato , hijo-de Don Luis, Duque.de Bejar,, hermano del Rey Don Enrique, quiso tratarse como Rey , no se lo permitió Felipe- II, ,„pues tomando las armas para expugn¿:r el-Ucyno, le sujetó a su obediencia, y le,conservaron sus Succesores hasta el año de 1,(540, que coronaron los Poitugucses por su Rey á el Duque de Braganza..

« AnteriorContinuar »