Imágenes de páginas
PDF

abundantes en el Brasil, que el Gobierno ha tenido la sabia política de no permitir traer á Europa sino una cierta cantidad para no envilecer el precio de estas preciosísimas piedras, y arruinar por éste medio su propio Comercio á el Negociante, á el Jornalero, á el Lapidario, y á otros muchos particulares que viven de este tráfico 5 como asimismo porque aniquilaría también el valor del tesoro de la mayor parte de las Coronas, y excitaría la desesperación de todo el bello sexo.

comercio, y jL*A Nación Portuguesa no participa dilas islas. reciamente de las grandes pescas, esto es, de las de el Arenque , de la Ballena (a), ni de las del Bacallao \ de cuya ultima especie de pescado se hace en este Reyno un gran consumo .5 pero esta falta la recompensa en algún modo esta Nación con el

Co

tiene la obligación de entregar á el Rey todos los que pasen de ciertos quilates , y en conseqüencia de este deber 5 presentó la Compañía á su Monarca uno que pesa doce onzas y media, el qual está tasado en mil doscientos y noventa y nueve millones de pesetas. El valor de los diamantes que se emanen cada año de estas Minas, está valuado en doce millones y quinientas mil pesetas. Nota del Tro» (a) En el dia hay establecida una gran Compañía paáuttor. ra la pesca de la Ballena , en la Isla de Santa Catalina,

en la qual se halla tal abundancia de este pescado , que desde los mismos muelles Ies dirigen sus arpones.

Comercio de sus Islas, á las quales envía de tiempo en tiempo algunos Navios que conducen toda suerte de géneros; y después de haber provisto á Santo Tomás, la Madera (a), y otras Plazas , sacan de ésta, en cambio, las producciones naturales, que vuelven á vender con grandes utilidades en el resto de la Europa.

XI.

Si reflexionamos atentamente sobre el ^/¿^ Comercio acüvo y pasivo de Portugal, y comercio Gejuntamos á el mismo tiempo á las luces de «cr^. la razón las nociones que nos presta la experiencia , se verá que la balanza de su Comercio en general no es tan funesta para esta Nación, quanto parece á primera vista 5 y que hecha toda deducción, quedara muchas riquezas reales en el Pays al fin de cada año. Se puede asegurar con libertad, que el Rey de Portugal es uno de los Monarcas mas opulentos de la Europa : que se encuentran también en esta Nación particulares poderosos : que el Pueblo en general no conoce la indigencia: y que el Clero posee bienes inmensos: pero este estado floreciente acaba de experimentar gol

C 2 pes

(a) Se valúa en treinta mil pipas la cosecha de los ,,

vinos de está Isla , que sacan los Ingleses para la pro- ^" visión de susAméricas, ductor.

pes muy terribles 1 por la funesta calamidad que en él hancausado los últimos temblores de tierra. El primero de Noviembre del año de ggí fue un día de desolación para todo el ¡Reyno de "Portugal 5 su fúnebre memoria será eternamente horrorosa en sus fastos ^ la posteridad mas lexana leerá en ellos con horror, que en poquísimas horas por bayvénes repetidos la soberbia Ciudad de Lisboa fue reducida; á un montón de piedras \ que un gran número de sus habitantes con todos sus efectos fueron sepultados baxo los escombros $ que la Familia Real 5 los Ministros Estrangeros que se salvaron , los Grandes del Estado, y todos los Ciudadanos consternados, apenas tuvieron tiempo de huir al carneo *, y que las primeras nuevas que se recibieron de este terrible desastre en el restó de la Europa, fueron escritas' eu el campo inmediato á las ruinas de Lisboa. En'fin, esta'bella y rica Ciudad desapareció 5 los temblores conmovieron sus mas bellos edificios $ el Tajo agitado, remontó ácia su origen , é inundó un Quartél de la Ciudad 5 el fuego que se encendió en otro , consumió una parte de las ruinas $ la tierra que se abrió por varias partes, se sorbió el resto '5 todos los azotes se sintieron a un mismo tiempo ; á los habitantes refugiados en los campos, les faltaban víveres y el techo con que cubrirse, en una estación que comenzaba

á á ser áspera y rigurosa. El Rey , penetrado vivamente de las desgracias que hablan padecido sus Vasallos con esté catástrofe, procuro el mayor alivio del Pueblo en todo lo que le permitían sus facultades 5 pero las pérdidas eran muy enormes para poderse reparar en el discurso de un solo Reynado: y es de temer, que empeñándose el Gobierno en reedificar esta Capital en su antiguo sitio , probablemente la expone á que segunda vez experimente esta lamentable tragedia, á que se perpetúe entre sus vecinos el peligro y los temores , y á que produzca tarde ó temprano la decadencia de este Reyno $ siendo constante , que la causa física de estos temblores , qualquiera que sea , no puede menos de ser terrible, pues sus efectos se hicieron sentir no solamente por todo el Reyno de Portugal, y la Africa, sino también por toda la Europa.

£. XIL

.ay qUatro Tribunales del Santo Oficio en Portugal: el primero en Lisboa 5 el segundo en Coimbra ; el tercero en Eboraj y el quarto en Goa , en las Indias, los quales dependen del Inquisidor General que reside en Lisboa. Desde el Rey Juan V, se le concede á el acusado el que elija Abogado que le defienda: la sentencia que da este Tribunal, no se egecuta hasta que la

con

TribunddeU
Inquisición.

Me&cU de Judíos entre los Portugueses.

Fausto de Us

Ceremonias

Religiosas,

confirme el Consejo Suprema En fin, han limitado la jurisdicción del Santo Oficio á juzgar simplemente en lo que respecta á las blasfemias , á la Sodomía, á la Poligamia , y á la conversión de los Judíos.

§. XIII.

.asiendo Juan II. cruelmente perseguido á los Judíos, abrazaron éstos en lo exterior el Christianismo, y el Culto de la Religión Judayca fue prohibido desde entonces por las Leyes fundamentales del Estado,

§. XIV.

¡L difunto Rey Juan V. fue un Príncipe, que se singularizó por su piedad ácia el fausto exterior de las Ceremonias Religiosas. El año de 1716 obtuvo el permiso del Papa para mudar la capilla de su Corte en Patriarcado\ y el nuevo Patriarca , que al mismo tiempo conservó el titulo de Capellán Mayor, fue con la mayor solemnidad instalado en su nueva Dignidad en el de 1717. En el de 1739 consintió su Santidad en nueva gracia; es á saber , que este Patriarca sería siempre Cardenal, y que esta honrosa Dignidad habia de recaer en uno de la Familia Real. La Iglesia Patriarcal fue erigida en Metrópoli , y se crearon Canónigos, á los

qua

« AnteriorContinuar »