Imágenes de páginas
PDF
[ocr errors][merged small]
[ocr errors][merged small][merged small][merged small]

EN ORO Y PLATA.- RIQUEZA MEDIA DE LOS MINERALes.—coNsUMo ANUAL DE MERCURio EN LA AMALGAMAcIoN.— CANTIDAD DE METALES PRECIosos QUE HAN PASADo DE UN CONTINENTE A OTRO DEs DE LA coNQUIsTA DE MÉJIco.

DESPUEs de haber examinado la agricultura mejicana como el primer manantial de la riqueza nacional y de la prosperidad de los habitantes, nos falta delinear el cuadro de las producciones minerales que desde dos siglos y medio á esta parte se benefician en las minas de Nueva-España. Este cuadro, por extremo brillante á los ojos de los que no calculan sino por el valor nominal de las cosas, no lo es tanto si se considera el valor intrínseco de los metales beneficiados, su utilidad relativa y la influencia que tienen en la imdustria manufacturera. Las montañas del Nuevo Con

tinente, asi como las del antiguo, contienen hierro, cobre, plomo, y otras muchas sustancias minerales indispensables para las necesidades de la agricultura y las artes. Si en América ha dirigido el hombre su trabajo casi exclusivamente hácia la extraccion del oro y de la plata, ha sido porque los miembros de una sociedad obran por consideraciones distintas de las que debieran tener presentes al dar el movimiento á la sociedad entera. En todos los parages donde la tierra puede producir añil y maiz, se prefiere el cultivo del primero, aunque atendiendo al interes general, debia darse la preferencia á los vegetales que sirven de alimento al hombre sobre los que solo dan objetos de tráfico con los extrangeros. Del mismo modo, en la loma de las Cordilleras, se ven abandonadas las minas de hierro ó de plomo, por ricas que sean, porque la atencion de los colonos está llamada enteramente á las vetas de oro y plata, aun cuando no presenten en sus crestones sino escasos indicios de riqueza. Tan grande es el atractivo de esos metales preciosos que por una convencion general han llegado áser los signos representativos de los mantenimientos y del trabajo, y cuyo laborío en la parte central de Méjico ha vivificado todos los otros ramos de la agricultura y de la industria de las manufacturas."

[graphic]

* Esta influencia que tienen las minas en los progresos de la poblacion mejicana, la ha expuesto con mucho talento Don Fausto de Elhuyar en la importante obra que acaba de publicar en Madrid, cuyo título es Memoria sobre el influjo de la Minería en la agricultura, industria, poblacion y civilizacion de la Nueva-España, 1825, p. 8,

26, 67, 78, 125.

El pueblo mejicano puede sin duda proporcionarse por medio del comercio exterior todas las cosas que no le da el territorio que habita: pero en medio de una gran riqueza en oro y plata, experimenta la necesidad de las cosas mas indispensables para las artes mecánicas, siempre que hay alguna interrupcion en su tráfico con la metrópoli, ó con otras partes de la Europa y del Asia; ó siempre que una guerra embaraza las comunicaciones marítimas. Hay veces que se encuentran acumulados en Méjico veinte y cinco ó treinta millones de pesos, al mismo tiempo que las fábricas y el laborío de las minas se hallan apurados por falta de acero, de hierro y de mercurio. Pocos años antes de mi llegada á Nueva-España habia subido el precio del hierro, desde 4 pesos á 48 el quintal, y el del acero, desde 16 pesos á 26o. Cuando sucede estar asi estancado el comercio exterior, se despierta por un momento la industria mejicana; y entonces se empieza á fabricar acero, y á hacer uso de los minerales de hierro y de mercurio que encierran las montañas de América; y entonces es cuando ilustrada la nacion acerca de sus propios intereses, conoce que la verdadera riqueza consiste en la abundancia de los objetos de consumo, esto es, en la de las cosas, y no en amontonar un signo que las representa. Durante la penúltima guerra entre España é Inglaterra, se ensayó el laborío de las minas de hierro de Tecalitan, cerca de Colima, en la intendencia de Guadalajara. El tribunal de minería gastó mas de 3o,ooo duros para extraer el azogue de las vetas de San Juan de la Chica; pero poco duraron los efectos de un zelo tan laudable: la paz de Amiens puso fin á tales empresas que parecian dar al trabajo de los mineros una direccion mas útil para la prosperidad pública. Apenas se restablecieron las comunicaciones marítimas, cuando se volvió á preferir el comprar en los mercados de Europa el hierro, el acero y el mercurio. Al paso que se aumente la poblacion en el reino de Méjico, y que sus habitantes dependiendo menos de la Europa comienzen á fijar su atencion en la gran variedad de producciones útiles que encierra el seno de la tierra, irá mudando de semblante el sistema del laborío de las minas. Una vez ilustrado el gobierno, alentará los trabajos que se dirijan hácia la extraccion de las sustancias minerales de valor intrínseco; los particulares dejarán de sacrificar sus propios intereses y los públicos por preocupaciones inveteradas, y conocerán que el beneficio de una mina de carbon de tierra, de hierro ó de plomo puede llegar á ser de tanto producto como el de una veta de plata. En el estado actual de Méjico los metales preciosos forman casi exclusivamente la industria de los colonos, y cuando en este capítulo usemos de las palabras mina, real, real de minas, debe entenderse, mientras no se diga expresamente lo contrario, que se trata de una mina de oro ó de plata. Habiendo sido mi ocupacion desde mi juventud el estudio del arte de beneficiar las minas, y habiendo

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »