Imágenes de páginas
PDF
[graphic]

dirección. Varias razones particulares me lian impedido indicar estos fenómenos. Yo poseo en mis itinerarios todos los materiales geológicos para formar lo que se suele comunmente llamar mapas mineralógicos; he publicado muchos de estos materiales en mi obra sóbrela nivelación de la Cordilliére deslindes, y en el Essaige'ognostique sur le gisementdes Roches dans les deux he'mispheres; mas después de un maduro exámenme he determinadoá separar enteramente los perfiles geológicos que dan á conocer la superposición délas rocas, délas descripciones físicas que indican las desigualdades del terreno. Es muy.difícil, y aun estoy por decir casi imposible, el hacer un corte geológico de un territorio de mucha extensión , si este corte ha de estar sujeto a una escala de altura. Una . capa de yeso de un metro de espesor llama muchas veces la atención del geólogo tanto como una masa enorme de gneis, demicapizarra ó de pórfido; porque la existencia de estas capas muy delgadas y el modo con que están colocadas , da mucha lüz sobre la antigüedad relativa de las formaciones del terreno. Ahora bien, ¿como puede trazarse el perfil de provincias enteras, si la magnitud de la escala ha de ser tal que se puedan distinguir unas masas de tan poco bulto? ¿Como es posible indicar en un valle estrecho, por ejemplo en el del Papagayo (lám. xm), en el ancho de uno ó dos milímetros, que es lo que el valle ocupa en el dibujo, las diferentes formas del terreno ■ .A» ntrac? Jjos que lian reflo distinguen por medio de colores diferentes. La ciudad de Méjico, la de la Puebla de los Angeles y el lugarejo de Cruz Blanca, situado entre Pcrote y las Vigas, son los puntos en donde se hace la intersección de los tres planos secantes. Se ha añadido la longitud y la latitud de estos puntos conforme á mis propias observaciones, la dirección media de cada corte, y su largo expresado en leguas de Francia, que son leguas comunes de veinticinco al grado. La escala de las distancias ■ de este perfil (lám. xu.,) es idéntica con la que ha servido para formar el mapa geográfico (lám. ix). La proyección vertical ocupa mas extensión que la horizontal, porque se han conservado en la primera las distancias itinerarias de un lugar á otro. La distancia absoluta de Méjico á la Puebla , por ejemplo , no es mas que de veintisiete leguas, mientras que parece dos leguas mayor en el dibujo del perfil que manifiesta , por decirlo asi, todos los recovecos del camino; pues indica las leguas que hay que andar yendo de Méjico á la Puebla por la Venta de Chalco, por Rio Frió y Ocotlan.

[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]

Los dos grandes volcanes que se encuentran al E. del valle de Tenotchtitlan , el Pico de Orizaba y el cofre de Perote, han sido colocados en el perfil conforme á sus verdaderas longitudes. Se han descripto tales como se ven en una clara, cuando cubierta su base por una niebla espesa, aparece su cumbre por encima de las nubes. A pesar de la enorme anchura de estas montañas colosales, no me he atrevido á pro media del aire al pie y en la falda de las Cordilleras, y últimamente las alturas á que ciertas plantas mejicanas empiezan á dejarse ver, ó cesan de vegetar en la parte montuosa del territorio. La indicación de algunos de estos fenómenos se hallará repetida en muchos de mis mapas; repetición que es análoga á la que antes de ahora presentaban las escalas de los termómetros indicando , aunque con poca exactitud, el máximum y el mínimum de temperatura observado bajo tal ó tal zona. He pensado que los perfiles del alias mejicano que tienen alguna analogía con el gran mapa de mi geografía de las plantas, podrían contribuir á difundir el estudio de la naturaleza considerada en sus relaciones de influjo mutuo entre los climas y la altura.

[graphic][subsumed]

XIII.

MAPA FÍSICO DE LA FALDA OCCIDENTAL DEL LLANO DE NUEVA ESPAÑA.

Este mapa, el de la parte central, y el corte del valle de Tenotchtitlan (lám. xvi) están hechos con arreglo á los principios que acabamos de exponer cuando hemos hablado del perfil de la falda oriental de la Cordillera. La extensión de territorio cuya proyección

en los Carpathas (lat. 49° 'o') á i33o toesas; en Noruega (latitud 6i°—62o) á85o totísas; (lat. 67o), á 600 loesas; (lat. 70o), á 55o loesas; (y ala lat. 70",^) bajo la influencia de los estíos nebulosos de las costas á 366 toesas. (E.—R. )

[graphic]
« AnteriorContinuar »