Imágenes de páginas
PDF
EPUB

La celosia se compone: 1o de un dintel A (fig. 10) visto por debajo, que la misma figura en B manifiesta

por encima; tiene unos 54 milímetros (2 pulgadas) de largo, mas que el ancho de la abertura de la ventama; 27 milímetros (una pulgada) de grueso, y 135 milímetros (5 pulgadas) de ancho. Es necesario que el dintel sea mas largo que la abertura de la ventana, á fin de que pueda descansar sólidamente sobre una en

talladura que se ha practicado á lo alto de la ventana

sobre cada uno de sus largueros, en donde entra como

cosa de una pulgada. El dintel lleva toda la celosia, y

sobre él solo es que la máquina entera juega.

2? De un número de tablitas delgadas C ( fig. 10) de 108 milímetros (4 pulgadas) de ancho, y de un largo de 54 milímetros (2 pulgadas) ménos que la abertura de la ventana, á fin de que puedan subir y bajar sin rozamiento contra los largueros de la misma. Estas tablitas son en número suficiente para que, cuando están de lado, puedan tapar enteramente la claridad, cubriéndose un poco la una con la otra. Todas están hechas como se vé en C, es decir, que á la distancia de 108 milímetros (4 pulgadas) de cada punta, se las hace un agujero rectangular de 14 milímetros (6 líneas) de ancho, y de unos 27 milímetros (una pulgada) de largo.

39 De dos tablas D y E de la misma dimension que las tablitas tanto en su largo como en su ancho, pero cada una de 23 milímetros (10 líneas) de grueso poco mas ó ménos.

La una de estas tablitas D está colocada inmediata

mente debajo del dintel A; tiene dos entalladuras rec; tangulares como las tablitas, y las mismas dimensiones, pero tiene mas que las otras un pequeño eje de hierro

en cada extremidad, de 18á 20 milímetros de largo: mas abajo se verá su uso. La otra tabla E no tiene eje alguno, y en lugar de los agujeros rectangulares, tiene dos de redondos al centro del espacio en que se hallan los agujeros rectangulares en las tablitas. Vámos á montar en primer lugar las planchitas sobre las cintas de hilo, y las juntarémos en seguida sobre el dintel para hacerlas jugar. Se corta un naipe ó un carton delgado del ancho de una tablita, teniendo mucho cuidado que los dos lados que indican este ancho sean bien paralelos. Se extiende la cinta de hilo sobre una mesa, se le pone el carton encima, y con un lápiz se hace una seña á 14 milímetros (6 líneas) por debajo de su extremidad; esta parte excedente es necesaria para doblar la cinta, á fin de clavarla asi doblada sobre el grueso de la tablita D, é impedir que se deshile, como se verá mas abajo. Sin mover el carton-patron, se marca con el lápiz otra señal por debajo; en seguida se cambia de lugar el carton, y se pone su lado superior sobre la última señal que se ha marcado; se hace otra señal por debajo, y asi se continua, hasta tanto que en el todo se han hecho otras tantas señales como tablitas se deben emplear, comprendida la tablita E inferior. Supongámos que comprendido todo debe haber 28 tablitas y las dos tablas D y E, habrá pues 30 señales marcadas en la cinta de hilo á igual distancia la una de la otra, esto por un lado. Se trata de marcar el otro montante de la escalera de cinta sobre cuyos escalones deben descansar las tablitas. Se coloca el patron sobre la última señal que acabámos de hacer; pero á 27 milímetros (una pulgada) mas abajo. Este exceso de distancia es necesario á causa de

la tabla inferior E que es mas gruesa que las tablitas, y que debe estar envuelta por la cinta de hilo, que no se corta por abajo. Se marca con el lápiz sobre esta grande division una grande aspa de San Andres, á fin de que la costurera sepa que alli debe ella cambiar la direccion de los escalones que debe coser. Principiando por la última señal, se hacen otras tantas sobre la cinta, como se han hecho en la parte primera, y llegando á la 30°, segun nuestra suposicion primera, se corta la cinta á 14 milímetros (6 líneas) por encima, para clavarla por este extremo sobre la tabla D. Concluido esto, se dáá la costurera un patron de carton que tenga 135 milímetros (5 pulgadas) de largo, es decir de una pulgada mas del ancho de cada tablita; ella hace á cada punta un doblez de 11 milímetros (5 líneas) y cose cada uno de estos escalones sobre la marca trazada, teniendo mucho cuidado que el dobladillo ó la parte cosida quede hácia arriba de la tablita, lo que es muy interesante, á fin de que el peso de esta tablita no dé lugar á que continuamente se descosa el escalon. Las celosias ordinarias tienen tres escalones semejantes; tienen tambien 4 y aun 5 cuando son de una dimension muy ancha, á fin de sostener mejor las tablitas para impedir el que se cubran. Hecho esto se levanta á una altura conveniente la tabla D (fig. 10); se hace un agujero, de una tigeretada al medio de cada uno de los dos escalones de las dos escalas que deben estará las dos extremidades de la celosia, á-fin de dar paso á la cuerda. Se fijan las dos escalas extremas por un clavo sobre los dos lados opuestos de la tabla D, despues de haber doblado la cinta de hilo á la marca primera, y haber puesto el doblez por la parte de adentro. Se tiene mucho cuidado de clavar frente por frente la entalladura rectangular aa; entónces se clava lo mismo la tercera escala en medio de la distancia de las dos primeras. Los escalones de esta no deben ser agujereados, pues que no reciben ninguna cuerda. En fin, se colocan todas las tablitas cada una sobre tres escalas, y se termina por la tabla E, que es la mas baja. Antes de colocar las cuerdas, es muy importante conocer bien la construccion del dintel A (fig. 10). Hémos hecho observar que está colocado sólidamente en lo alto de los dos largueros de la abertura de la ventana, y que es por esta razon que se hace mas largo que la abertura. En A (fig. 10) se vé el dintel por debajo; en el que se vé una entalladura rectangular b, por la parte de su ancho; esta entalladura encierra una polea, por la cual pasa una cuerda que cuelga sobre el lado izquierdo de la celosia. El cabo de esta cuerda está atada al borde de la tabla D, del lado interior de la celosia, de manera que tirando de ella, dá á esta tabla y á todas las tablitas que ella sostiene, un movimiento circular al rededor de sus ejes de la parte de adentro hácia afuera. Otra cuerda colocada al lado de esta, le dá un movimiento contrario. Se vé tambien por encima de esta entalladura un agujero redondo, del cual explicarémos tambien su ll SO, En la misma figura se vé todavia una segunda entalladura c, hácia el centro del ancho del dintel, y una otra d hácia la otra punta cerca de su borde. Estas dos entalladuras rectangulares deben estar sobre la misma línea recta, á fin de que la cuerda pruebe el menor rozamiento posible. Cada una de estas entalladuras tienen una polea. Ademas es necesario que la garganta de la polea c corresponda verticalmente con todas las entalladuras rectangulares hechas á las tablitas y á las dos

tablas C y D, de la misma figura. Se vé en el lado B de la fig. 10 que representa la parte superior del dintel, la cuerda que pasa sobre la polead, se dirige á la polea c, de alli baja hasta bajo la celosia (fig. 9), está anudada por debajo la tabla E, y tirando esta cuerda por su cabo m pasando por la derecha de la celosia, levantará el lado izquierdo de ella. Veámos pues como se puede levantar el costado derecho. Sobre el dintel A. visto por debajo (fig. 10) se vén tambien las dos entalladuras rectangulares i, i, dirigidas bajo el mismo sentido. Cada una de ellas encierra una polea sobre la cual pasa una cuerda que se vé en B (fig. 10) que manifiesta la parte superior del dintel. Es necesario del mismo modo que la garganta de la polea i, que se halla hácia el centro del ancho del dintel, esté en la línea vertical marcada por las entalladuras rectangulares hechas en cada tablita de este lado. Entónces si se mete en todas las tablitas una cuerda m (fig. 9), que se anuda por debajo de la tablita E, que se haga pasar la otra punta sobre las dos poleas i, i (fig. 10), B tirando esta cuerda, se levantará el lado derecho. Se vé tambien fig. 10, A, dos piezas de hierro f, f, en forma de estribo, que están fijadas sólidamente debajo del dintel, á la distancia del largo de la tabla D. En este estribo juegan los dos muñones de la tablita D. Estos estribos deben ser bastante largos para que se pueda levantar la celosia sin quitar de su lugar el dintel, dejando salir los muñones que se levantan de un lado ó de otro. Entónces no hay mas que deshacer el nudo de las cuerdas de debajo la tabla E. Nos queda ahora el explicar el mecanismo por el cual se hace jugar la celosia cuando se quiere tener mas ó

« AnteriorContinuar »